Los seres humanos muestran una aversión generalizada a la desigualdad. Sin embargo, parece que en la práctica sus sociedades tienen una tendencia natural a la concentración de recursos. Estudios sobre la evolución de la desigualdad durante los último siglos muestran un incremento paulatino que solo se ha revertido durante grandes catástrofes. La peste negra que acabó con más de un cuarto de la población europea o las dos guerras mundiales se encuentran entre los escasos períodos en los que la igualdad creció. Los desastres permiten sacar de sus trincheras a los poderosos y obligarles a ceder parte de su riqueza. Así se mejoran las opciones de las generaciones del futuro, pero a costa de un sufrimiento descomunal para las que viven la revolución.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: Una parte de ti lucha contra la igualdad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *