La química Mariagrazia Pizza no sabe cuántas vidas ha salvado. Es una de las pocas personas, y la primera mujer, que ha descubierto y licenciado dos vacunas: una contra la tos ferina, en 1993, y otra más recientemente contra el meningococo b, causante de meningitis que pueden ser letales en los niños. Pizza, nacida en Éboli (Italia) en 1961, investiga en GSK, una multinacional farmacéutica que da empleo a casi 100.000 personas y vende productos tan conocidos como el antibiótico Clamoxyl o el aerosol contra el asma Ventolín. GSK, además, distribuyó 833 millones de dosis de vacunas el año pasado. Una de sus novedades es Bexsero, el nombre comercial de la inmunización desarrollada por la científica italiana contra la meningitis de tipo B. La vacuna no es obligatoria en España, donde solo se registraron 142 casos en 2015. Sin embargo, y pese a su elevado precio (más de 400 euros), la demanda en las farmacias es tan alta que GSK es incapaz de satisfacerla. De visita en Madrid para dar una charla en el congreso anual de la Sociedad Europea de Infectología Pediátrica, Pizza reflexiona sobre los movimientos antivacunas y sobre los beneficios de las grandes farmacéuticas, como GSK, que ganó más de 1.200 millones de euros el año pasado.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: “Si los beneficios de las farmacéuticas son altos, podremos investigar más”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *