Aunque pueda parecer una paradoja, en un mundo tecnológico y superpoblado, cada vez estamos más cerca de los animales salvajes. Como demostraba el último capítulo de la magnífica serie de la BBC Planet Earth 2, las grandes urbes están habitadas por todo tipo de animales: la mayor población de leopardos en libertad del mundo se encuentra en Bombay, una megaciudad de casi 20 millones de habitantes. Lo mismo ocurre en el campo: en las últimas décadas el número de osos y lobos se ha multiplicado en Europa gracias a las políticas de protección. Eso implica que es difícil, pero posible, cruzarse con ellos y que, por lo tanto, es necesario interactuar con sensatez. No podemos ignorar que están ahí, pero tampoco tratarlos como inocentes mascotas. El debate consiste en saber si es posible acercarse de forma sensata. Los biólogos creen que sí, pero respetando ciertas normas, por nuestra seguridad y por la suya.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: Por qué no es una buena idea jugar con osos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *