Sin la lactancia materna el ser humano no existiría. Es preciso comenzar con esta obviedad para comprender que la lactancia materna es algo tan normal como caminar y que, por tanto, no necesitamos pruebas que justifiquen sus beneficios antes de promoverla o, sobre todo, de protegerla de peligrosas injerencias. Al contrario, es necesario que los vendedores de sustitutos de la leche materna (o, en su caso, del acto de caminar) aporten sólidas pruebas de su seguridad, máxime si tenemos en cuenta que hoy por la norma es no amamantar. También el sedentarismo es la norma, lamentablemente.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: Por qué la lactancia en niños mayores de un año no es una moda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *