A 4.000 metros bajo el mar, la zona abisopelágica es difícil de explorar. Ninguna luz atraviesa sus aguas gélidas, pero un equipo de investigadores ha recogido nuevas muestras de la vida que guarda.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: Los maravillosos horrores del abismo oceánico australiano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *