Los humanos somos como somos gracias en parte a que nuestros ancestros se acostaron con otras especies. Desde que el Homo sapiens salió de África no perdió ocasión para tener sexo e hijos con los neandertales, los denisovanos y otros homínidos que aún están por identificar. Algunos de estos cruces han dejado tesoros evolutivos que nos han ayudado a sobrevivir, como los genes que hacen más fuerte nuestro sistema inmune que nos pasaron los neandertales o la capacidad para vivir en el Himalaya gracias a genes de adaptación a la altura que los denisovanos pasaron a algunos humanos modernos.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: El sexo entre especies aclara el origen de los grandes felinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *