La xenofobia ha crecido en la mayor parte de los países europeos desde el final del siglo pasado. En una carta publicada hoy en la revista Nature Human Behaviour, Catarina Kinnvall, de la Universidad de Lund (Suecia), recordaba algunos datos que muestran esa tendencia. Entre 1999 y 2008, en 14 de 23 países encuestados, los niveles de xenofobia se habían incrementado. Hace diez años, antes de las últimas oleadas racistas que han sacudido Europa, en 19 de esos 23 países más de un 20% de los encuestados podían considerarse xenófobos. En estos estudios se tenía por xenófoba a una persona si preguntada por quién preferirían no tener como vecinos, respondían mencionando al menos una de estas tres categorías: musulmanes, inmigrantes o gente de una raza diferente. En otras encuestas similares, Kinnvall explica que hasta un 13% de los participantes afirmaron que no se sentirían cómodos trabajando con una persona musulmana. España es uno de los pocos países en los que se ha observado un descenso en los niveles de xenofobia. En países como Rusia, Lituania o Estonia, sin embargo, esos niveles se han incrementado hasta acercarse o incluso superar el 50%.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: El racismo crece por amenazas imaginarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *