Eadweard Muybridge ayudó a ganar una puesta que le cambió la vida. Dos influyentes empresarios y políticos en EE UU se habían enfrentado a causa de las carreras de caballos. Uno decía que en el galope de un corcel hay un momento en el que el animal no toca el suelo, y el otro decía que no era así. Por mucho que miraban pasar a los jinetes y sus monturas era imposible demostrar que uno tenía razón. Leland Stanford, antiguo gobernador de California y criador de caballos, financió las investigaciones de Muybridge, quien en 1878 usó una ristra de sábanas blancas y un conjunto de cámaras trampa que disparaban al paso del caballo para sentenciar la apuesta. Las instantáneas de Muybridge eran la antesala del cinematógrafo y así lo demostraban las numerosas secuencias que tomó de animales y humanos en movimiento.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: El primer ser vivo con un GIF grabado en su genoma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *