La paradoja de Dawkins

En la columna anterior, La primera persona, hay un fallo que me apresuro a subsanar: al hablar de Lucy debería haber dicho “la impropiamente denominada Eva mitocondrial”, y también que, aunque haya sido empleada profusamente, la propia expresión “Eva mitocondrial” es tan inadecuada como sensacionalista, pues sugiere la idea de una madre primigenia de…