Atención

La tecnología se nos ha venido encima sin dejarnos tiempo para pensar si la queremos, o cómo la queremos. La ley de Moore (los chips duplican su potencia cada dos años) ha aplastado la frágil capacidad de discernimiento del ser humano, y cada año trasferimos más competencias al pequeño robot conectado al mundo que…