“No erréis, que ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los robadores heredarán el reino de Dios”, advierte san Pablo en una de las traducciones de la Biblia más empleadas por los cristianos hablantes del español, la Reina-Valera, con una primera revisión en 1602. En otras versiones, el “no erréis” se convierte en “no os engañéis”. O “los que se echan con varones” se transforma en “los homosexuales”.Seguir leyendo.
Escrito por: El Pais Ciencia
Articulo Original: Así se expandió el cuento de ‘Pulgarcito’ desde el norte de Asia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *